Volver a las raíces

Una artesana de Carapeguá elabora un tejido con la técnica artesanal llamada “encaje ju”, un método alternativo que colabora con el desarrollo de una moda sustentable. El diseño paraguayo se va abriendo camino como uno de los estilos más prominentes en la industria de indumentaria sustentable en América Latina.

Volver a las raíces

Últimamente, caminar por las grandes urbes sudamericanas durante el verano se ha vuelto cada vez más difícil debido a las olas de calor. Ante un escenario donde se espera que el 2020 vuelva a romper el récord como el año más tórrido desde que se llevan registros, la moda guaraní cobra un nuevo rol tanto para la adaptación como la mitigación de la crisis climática, con tejidos artesanales y livianos.

En Carapeguá, a unos 80 kilómetros de Asunción, se desarrolla el proyecto Ancestral, de la diseñadora Camila Orué. Allí las artesanas producen prendas con telares horizontales y verticales utilizando tejidos como el poyvi - que en guaraní significa ‘torcer el algodón’ - buscando crear nuevos moldes a partir de viejas prácticas. Esta iniciativa de indumentaria pretende salvaguardar técnicas originarias al mismo tiempo que respeta el estilo de vida rural de las comunidades con las que trabaja.

Pensar la moda, más allá de la próxima temporada, implica comprender que la industria textil es la segunda más contaminante del mundo después de la del petróleo: confeccionar unos jeans requiere unos 7500 litros de agua el sector emite  más emisiones de carbono que todos los vuelos y envíos marítimos internacionales juntos. 

A diferencia del fast fashion, que impulsa la industria de la moda convencional, el Movimiento Internacional de Moda Sostenible Latinoamericana (MOLA) impulsa la slow fashiono moda lenta, la cual trabaja dentro de un cronograma totalmente distinto en el que los diseñadores son autónomos en la cantidad de prendas que desean hacer al año - algunos simplemente hacen una de verano y otra de invierno. Esto reduce la intensidad del ritmo laboral, permitiendo así que las artesanas determinen el precio de cada prenda elaborada, evitando así que se vulneren las condiciones laborales en los talleres, como suele suceder en Latinoamérica.

“El mercado latinoamericano es heterogéneo, sin embargo seguimos teniendo una fuerte influencia de que lo que viene de afuera es bueno. No voy a ponerme una prenda local porque esto no me genera estatus. El hecho de venderte algo porque supuestamente está de moda vas a creer que pertenecés a cierto estrato, y si además te la vendo super barato vas a decir “por que no?”. El consumidor tiene el poder de ayudar a las multinacionales o a defender productores locales.”, comenta para One Earth Valentina Suárez, directora de MOLA, en conversación telefónica desde Colombia.

Obstáculos en Paraguay

A pesar de la publicación de estudios sobre oportunidades y retos de los requisitos ambientales para el comercio internacional en América Latina, en Paraguay persiste la falta de apoyo institucional para el uso de certificaciones ambientales. Esto afecta la promoción del desarrollo de productos como el algodón orgánico, cuyo precio está, tradicionalmente, entre un 15 y un 20% por encima del precio de algodón convencional y es demandado tanto en el mercado local como el extranjero. 

Debido a problemas de fertilidad de suelos, la falta de insumos, semillas mejoradas y asistencia técnica especializada para el algodón, llevaron a la baja productividad del rubro, acompañado de precios muy bajos pagados al agricultor. Actualmente, el gobierno regional de Itapúa impulsar la producción de algodón y la FAO ha implementado el Proyecto +Algodón para el fortalecimiento de los sistemas de producción de algodón en la agricultura familiar de Paraguay. 

Camila explica que el factor tiempo y el respeto a las culturas ancestrales elevan el precio de la moda sustentable. A consecuencia, el tejido artesanal de poyvi tiene un precio competitivo para la exportación, pero resulta inaccesible para buena parte de los paraguayos.

Pantalón pareo y blusa en tejido artesanal “poyvi”. 

Credito de la imagen: Cortesía de Ancestral, Chelo Encina 

Los entretejidos del diseño guaraní 

Morena Toro es una marca representante de la cultura paraguaya que busca promover el empoderamiento de la mujer con diseños que resaltan la belleza del ñandutí, un encaje de hilo con forma de telaraña. Esta artesanía es producto de la aculturación entre las técnicas artesanales de aguja e hilo provenientes de Europa y la imaginativa destreza de las mujeres mestizas. En 2019 el ñandutí fue declarado “Patrimonio Nacional Cultural Inmaterial del Paraguay” por los conocimientos, técnicas y métodos de elaboración tradicional de este encaje que se transmiten de generación en generación.

Conjunto y cartera estilo “ñandutí”. 

Credito de la imagen: Cortesía de Morena Toro, Javier Medina Berdollin

En las costas de Tulum, México, los diseños de Anikena combinan la cultura guaraní con el trabajo con bordadoras mayas y para un proceso de recargado y teñido a mano de vestidos con encaje jú. La marca apuesta a una ropa sin género, con un diseño atemporal más allá de las distintas estaciones que busca imponer el mercado.

Vestido de algodón con la técnica artesanal llamada “encaje ju” con perlas y piedras locales. Coloreado natural de los hilos a base de aguacate y camomila. 

Credito de la imagen: Cortesía de Anikena, Santiago Baravalle

La moda en tiempos de pandemia

La COVID-19 ha desarticulado cadenas de valor a nivel global, poniendo nuevamente sobre la mesa el debate en torno a la importancia de la producción local de todo tipo de bienes básicos, incluyendo la ropa que vestimos. 

“La actual crisis global también ha golpeado a la industria de la moda: se terminó la era del lujo y las fashion week. El consumo seguirá, pero apostando hacia alternativas más tradicionales y arraigadas en lo local”, explica Jazmín Ruiz Díaz, investigadora de tradición y moda latinoamericana en King’s College London.

Recientemente la Asociación de Confeccionistas del Paraguay (AICP) ha logrado llegar al Congreso Nacional, donde una Comisión de Moda Sostenible tiene pendiente la presentación de un proyecto de ley para implementar un “Sello de Moda Sostenible” en Paraguay. De esta manera, la industria nacional de la moda podría relanzar la producción de algodón orgánico y consolidar un mercado formal para la mano de obra artesanal local. Aún queda mucha tela para cortar.